Guía completa de pelucas y extensiones

Juliana | 22 mayo 2018

¿Cambiar de pelo en un abrir y cerrar de ojos?

En los últimos años, las pelucas y extensiones han cobrado bastante protagonismo, aunque su uso no es algo nuevo. De hecho, los egipcios fueron los primeros en elaborar estas cabelleras falsas, hechas con pelo natural.

Hoy en día, existen pelucas y extensiones hechas tanto de pelo natural como sintético. La tecnología hizo que haya fibras muy similares al cabello real y casi ni se note la diferencia. Las hay en todos los colores y de todas las formas posibles.

Ya sea porque querés caracterizar un personaje o simplemente cambiar tu color de pelo o tener un nuevo largo, las pelucas y extensiones son muy útiles. Te contamos todo lo que necesitás saber: desde cuidados hasta tipos y modelos que se pueden conseguir. Como decimos siempre, la vida es muy corta para llevar el pelo aburrido.



Todo sobre pelucas y extensiones



Crédito: Indigitalimages.com

Material: natural o sintético

Las pelucas y extensiones pueden ser de cabello humano real o de pelo sintético. Sin embargo, hay diferentes tipos de fibras sintéticas para elegir dependiendo de tu presupuesto. Actualmente la tecnología permite que se puedan tratar con calor, se laven normalmente y que se vean muy reales.

Sedal Acondicionador Miel Anti-quiebre

Nuestro tip: Usá un shampoo y acondicionador suave para el pelo como el Shampoo y Acondicionador Miel Anti-Quiebre de Sedal. Las pelucas y extensiones se pueden lavar normalmente pero un shampoo que sea muy fuerte puede terminar dañando la textura de la fibra.

Las pelucas y extensiones de cabello natural son más caras pero, obviamente, son lo más parecido a una cabellera real. Pueden cortarse y acomodarse a gusto, teñirse y tratarse como tratarías tu pelo normalmente. Generalmente están hechas de cabello asiático, porque suelen tener una fibra muy resistente.

Crédito: Indigitalimages.com

Por otro lado, están las de pelo sintético. Estas tienen la ventaja de que pueden usarse directamente de la caja y no necesitan de mucho styling previo. Se fabrican con “memoria” para que el peinado dure por más tiempo y se mantenga siempre igual. Las más caras son aptas para tratar con calor y teñirlas con tinturas especiales para peluca. Las baratas que se venden en locales de cotillón, no cumplen con estos requisitos y por eso se ven falsas.

Crédito: Indigitalimages.com

El diseño importa

Es importante ver cómo es la distribución del pelo y la cantidad que traen. Cuando más fibras, de mejor calidad son las pelucas y extensiones. Si son sintéticas, la distribución también determina si se pueden o no peinar de una forma distinta a la que viene.

Las mejores que se pueden comprar actualmente son las llamadas “lace front” que vienen con un pedazo de encaje o red adelante que simula la línea natural del pelo. Eso se corta y se pega a la frente para que la transición sea lo más real posible.

Crédito: Indigitalimages.com

En cuanto a las extensiones, no solo podemos encontrar en el mercado piezas para agregar volumen, largo y algún otro tipo de color sino también postizos como flequillos falsos, colas de caballo, trenzas o rodetes ya armados y listos para colocar. Esto hace muy divertido y entretenido el momento de peinarnos porque nos permite cambiar el look en un segundo sin tener que, por ejemplo, pasar por el compromiso de cortarte un flequillo real.

Mantenimiento

El mantenimiento de las pelucas y extensiones es fundamental para extender su vida útil. Pueden durar mucho tiempo si se usan con cuidado. Obviamente, las de cabello natural son más duraderas, pero las sintéticas permiten mantener un peinado eterno.

Una vez que hiciste tu peinado como te gusta, aplicá una capa de Laca Fijación Extra Firme de TRESemmé para que se mantenga por más tiempo. Acordate luego de lavarla para eliminar cualquier residuo. El sistema de lavado compuesto por el Shampoo y Acondicionador Detox Capilar de TRESemmé podría ser un gran aliado para este fin.

También es importante mantenerlas en cabezas para pelucas y tener las extensiones estiradas o en redecillas para que no se enreden y se le hagan nudos.

Leer más