Cómo hacer un chignon y quedar como una pro

Angela | 14 septiembre 2018
×

Rodete con acento francés. 

Prolijo y elegante, este peinado te da un halo chic irresistible. En All Things Hair te mostramos cómo hacer un chignon en pocos pasos para que te den ganas de probarlo.

El chignon es una suerte de rodete torzado. Es un recogido versátil tanto para el día como para la noche.



Cómo hacer un chignon en pocos pasos



Paso 1: Empezá limpiando.

Lo primero que te sugerimos en esta guía sobre cómo hacer un chignon es que prepares tu melena. Lavá tu cabello con el sistema de lavado Shampoo y Acondicionador Hidratación Intensa de Dove  cuya formulación nutre profundamente el pelo dejándolo liviano y con movimiento natural.

Dove Shampoo Hidratación Intensa

Paso 2: Creá una trenza.

Dividí tu melena en dos escalones: una porción arriba y otra abajo. Creá una trenza con una de las dos mitades de tu pelo y luego sujetala con un ganchito para que tengas la “vía despejada” para trabajar con el resto de melena.

Paso 3: Armá tu chignon.

Juntá la melena que seccionaste y armá una cola de caballo baja. Con un cepillo peiná la melena suelta y luego enrollalo alredador de la gomita de pelo para crear un rodete. Insertá horquillas en la base del chignon para que el recogido quede bien sujetado.

Paso 4: Enrollá la trenza.

Ahora, la trenza que dejaste en stand by sumala a participar del recogido. Enrollá la trenza en la base del rodete (tal como hiciste en el paso 3). Usá nuevamente horquillas para asegurar que no se mueva.

Paso 5: Fijá tu estilo.

Para terminar tu look, rociá por tu melena recogida la Laca de Fijación Extra Firme de TRESemmé que te garantiza que tu chignon dure horas.

TRESemmé Laca Fijación Extra Firme

 

 

Tip de la redactora: La Laca de Fijación Extra Firme de TRESemmé proporciona una fijación flexible resistente a la humedad y no necesita enjuague.

4 inspiraciones de chignon

Crédito: REX by Shutterstock

Trenzado

La forma más simple de concluir un look con trenza es a través de un chignon. Se puede armar messy o prolijo, la clave está en tener el largo adecuado de melena para que alcance. Las horquillas pueden quedar a la vista y las trenzas pueden ser del tamaño que más te guste.

Crédito: Rex By Shutterstock

Messy

Un chingon despeinado es un look para las melenas más jóvenes. Es un estilo que despliega frescura y que se adapta a eventos de todo tipo: formales, casuales, en el día o la noche. La manera más simple de lograrlo es armándolo y sujetándolo con horquillas.

Crédito: Rex By Shutterstock

Mix

Es una especie de banana que apuesta a que toda la melena quede recogida. Es una composición entre lo descontracturado y lo formal que se logra envolviendo toda la cabellera. Indispensable, claro está, el uso de las horquillas como las grandes aliadas para sujetar el pelo.

Crédito: Rex By Shutterstock

60s

El combo de batido + chignon no falla como peinado de fiesta. La clave está en el volumen y en poner el foco en el batido, más que en el recogido. Las melenas midi y las largas son las que mejor permiten llevar a cabo este look. ¿Ya elegiste el tuyo?