Pelo lila: del pastel al metalizado, pasando por el grisáceo y los distintos efectos posibles

Un tono con matices que se adaptan a todas las complexiones, largos y personalidades.

Según la psicología del color, el lila transmite tranquilidad y optimismo. Combina tonos fríos y cálidos en su justa medida, dando como resultado un tono apacible, suave y poco convencional. La tendencia del pelo lila (como la tendencia en general) es el reflejo de una época.

Te mostramos sus distintos matices y cómo luce según la técnica o el efecto con el que se aplique.

mujer morena de pelo lila con corte bob ondulado y flequillo
Como algodón de azúcar. Crédito: Shutterstock

Pelo lila pastel

Como todos los colores fantasía, el pelo lila se consigue mediante aclarado o decoloración. Los tonos pasteles como este necesitan decoloraciones más claras. Según el tono base, se van a necesitar una o más sesiones. El lila pastel es el más suave y pálido de todo el abanico.

Nuestro tip: Para mitigar el daño (inevitable) que implica la decoloración, lo mejor es preparar el pelo antes y darle cuidados especiales luego de la coloración. Para ello, recomendamos lavar el pelo con el Shampoo y Acondicionador Regeneración Extrema de Dove y, al menos una vez por semana, aplicar una mascarilla como la Máscara 1 Minuto Factor de Nutrición 80 de Dove.

mujer de pelo lila largo con ondas
Silver sister con un twist. Crédito: Shutterstock

Pelo gris lila

Este look parte de una base gris con un tinte lila. Por supuesto, el resultado va a variar de acuerdo a la intensidad del lila. La buena nueva es que es un estilo muy fácil de adoptar si ya tenés el pelo gris, plata o blanco.

mujer con pelo lila corto y flequillo largo
Desvanecido. Crédito: Amar Preciado

Degradado lila pelo

El pelo lila no necesariamente tiene que llevarse de manera uniforme en toda la cabeza. En este ejemplo, el color es más oscuro e intenso en las raíces y se va desvaneciendo hacia las puntas, lo que simula un desgastado natural.

mujer de perfil con Corte bob ondulado negro y mechas lilas en capa inferior, pelo lila
Solo una capa. Crédito: Shutterstock

Mechas peekaboo

Las mechas peekaboo o escondidas son un gran recurso para generar un factor sorpresa. El color, en este caso de pelo lila, se aplica en una capa intermedia. Con el movimiento, el tono se revela.

mujer rubia de pelo largo con balayage de pelo lila
Hacia las puntas. Crédito: Shutterstock

Mechas lilas en pelo rubio

El cabello lila platinado merece un párrafo aparte. Es una combinación que resulta de lo más natural. En su caso, se aplicó en forma de balayage con un tono lila pastel.

mujer de pelo lila largo y mechones al frente
Resplandeciente. Crédito: Shutterstock

Cabello lila metalizado

Una variante de pelo lila vibrante y audaz. Este tono es más intenso pero, a la vez, más brillante. La clave para poder lucirlo de esta forma es tener un pelo bien hidratado.

Probá: la Crema para Peinar Ceramidas de Sedal, un tercer paso luego del lavado ideal para asegurarte un pelo con un brillo deslumbrante. Aplicala sobre el pelo húmedo de medio a puntas; luego modelá como de costumbre.

mujer asiática con pelo lila largo con ondas y flequillo largo
Como iluminaciones. Crédito: Shutterstock

Mechas lilas en pelo castaño

Otra técnica que permite adoptar el lila sin tener que decolorar toda la cabeza son las mechas, a modo de iluminación. Sobre una base oscura, aportan luz y dimensión.

mujer asiática con pelo lila corto tipo pixie
Casi violeta. Crédito: Shutterstock

Color de pelo lila oscuro

El pelo lila oscuro, el más cercano al violeta, le sienta particularmente bien a las personas de complexiones frías. Y en cuanto a la extensión, ya ves, el lila puede adoptarse con el pelo corto, en una media melena o con el pelo largo por igual.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Test de Pelo