Cómo hacer unos rulos victorianos y ser la más original de todas

Juliana | 20 abril 2018

Un paso a paso para meterte en personaje. 

Los rulos victorianos o Victory rolls nacieron en los años 40 y fueron sinónimo de glamour, no solo durante esa década sino también la siguiente. Así, lograron transformarse en un ícono de los peinados vintage.

Hoy, los reviven las chicas adeptas al estilo pin-up y rockabilly, aunque nunca faltan en alguna fiesta temática o de disfraces. Sea como sea, logran esbozar una sonrisa en todo aquel que se cruza a una chica con este estilo. Habla de personalidad, de originalidad. Por eso nos gustan tanto los rulos victorianos.

Es cierto que es un look que parece complicado de lograr, pero con la práctica se puede alcanzar la perfección. En este paso a paso detallado te enseñamos cómo hacerlos. Andá metiéndote en el personaje.



Cómo lograr unos perfectos rulos victorianos



1

Prepará el pelo

Punto de largada para este paso a paso de rulos victornianos. ¿Lista? Como todo peinado, este empieza por la preparación del pelo. Aplicá un poco de la Crema para Peinar Recuperación Extrema de Dove para suavizar y alisar el pelo. Luego, peiná bien para deshacerte de cualquier nudo y distribuir el producto de manera uniforme.  

2

Secá

Con la ayuda de un cepillo neumático paleta, secá el pelo con secador. Para asegurarte de que quede bien seco, hacelo por mechones. Y recordá que, si no querés tener el pelo quemado, hay que tomar una distancia prudencial: lo ideal es pasar el secador a unos 15 o 20 centímetros del pelo.  

 

3

Seccioná

Una vez que esté completamente seco, seccioná el pelo en tres partes: dos adelante y una atrás. La parte de adelante tiene que ser en línea oblicua. Esto va a determinar la ubicación de los rulos victorianos.

Pueden ser enfrentados en el centro de la cabeza, uno más arriba que otro o a la misma altura de costado. Cualquier opción está bien y depende de lo que te guste. Definido esto, sujetá los mechones con clips.  

4

Rizá

Con una buclera, empezá a enrular la parte de atrás, de a mechones pequeños. Enroscá cada mechón en la buclera durante 10 segundos y soltá. Repetí este proceso hasta que toda la parte de atrás esté enrulada.

5

Ahora, adelante

Soltá una de las partes de adelante y empezá a enrular tal como lo hiciste en la parte de atrás. Recordá enrular siempre de adelante hacia atrás.

Usá una pinza para sostener los mechones de la parte delantera mientras el pelo esté aún caliente. Repetí el proceso del otro lado. 

6

Batí

Soltá uno de los lados de adelante y usá un peine colita para batir la raíz. El batido es importante porque, además de dar volumen, es lo que va a hacer que este peinado de rulos victorianos no se desarme o se caiga.

Cuanto más batido, más grande va a quedar el rulo. Es importante que luego peines bien la capa más externa para ocultar el batido y que quede más prolijo. 

7

Formá los rulos

Colocá dos dedos cerca del cuero cabelludo y empezá a enrollar el pelo alrededor de ellos. Una vez enrollado, sujetá con horquillas largas. 

La idea es que queden como olas o túneles. No te preocupes si no te sale en el primer intento, requiere un poco de práctica.

 

8

Acomodá los rulos

Repetí lo mismo del otro lado  y acomodá el pelo para que quede como buscás. Usá la cantidad de horquillas que necesites y terminá con una capa de Laca Fijación Extra Firme de TRESemmé para que todo quede en su lugar.

 

9

¡Listo!

¡Rulos victorianos terminados! Si la idea de los rulos en el pelo que queda suelto no te termina de gustar, hacerte un rodete con donut es una buena opción. Rematá el look con unos labios rojos. Miradas aseguradas a donde vayas.