No todo es lo que parece: así es como se hace una trenza falsa

Angela | 04 abril 2018

¿Sos una novata en el arte de trenzar? No por mucho tiempo. Las trenzas falsas se están por convertir en tu as bajo la manga. 

Si te gusta salir del molde, tenés pelo largo o media melena y te animás a jugar con ella, esta trenza falsa es para vos. Es más sencilla de hacer de lo que imaginás. Con una cuota de creatividad y un par de gomitas de pelo, este look es ideal para usar en eventos de día y roba la atención de todo aquel que se la cruza en la calle.

Seguro te estás preguntando qué es eso de la trenza falsa. No, no es un aplique para el pelo, es una nueva forma de trenzar sin trenzar. Suena contradictorio, lo sabemos. Si hay algo que garantiza esta técnica es que te va a quedar un peinado prolijo, totalmente simétrico y, quizás, con más volumen que las trenzas tradicionales.

¿Estás preparada para hacer la trenza falsa? ¿Ya tenés los elementos a mano? Ahí vamos.



Trenza falsa: vamos por pasos



1

Prepará el pelo

Todo peinado empieza con un pelo limpio y preparado. En este caso, te recomendamos primero aplicar la Crema para Peinar Recuperación Extrema de Dove para suavizar y alisar el pelo.

Esto permite nutrirlo, para que luzca más sano y esté mucho más manejable para crear este look con trenza falsa. Acordate de esparcirlo desde la altura de las orejas en dirección hacia las puntas, evitando la raíz para que no se engrase.

2

Hacé una colita

Separá una porción de pelo de la parte superior de la cabeza, trazando una línea horizontal. Creá con esta una cola de caballo y sujetala con una gomita de silicona. 

Si no tenés de silicona, usá una de las elásticas pequeñas. Lo importante es que quede bien firme en su lugar. 

3

Apartá

Llevá la cola de caballo que hiciste hacia la frente para despejar la parte posterior de la cabeza y poder hacer una segunda cola de caballo debajo de la primera.

Sí, va una debajo de la otra. A medida que vayas llegando al final de esta trenza falsa, vas a hacerlo casi sin pensarlo, de forma casi mecánica.

4

En dos

Bajá la primera cola de caballo y dividila en dos mechones iguales. Hacé que la segunda cola de caballo quede entre medio de esos dos mechones de la primera (la de arriba) y sujetalos por debajo con una gomita.

Es decir, los mechones de la primera cola de caballo pasan alrededor de la segunda. Es como si naciera una colita dentro de otra.

5

Tercera cola

Creá una tercera cola de caballo debajo de la segunda. Esta vez, incorporá las puntas de la primera cola de caballo. Te prometemos que suena más complejo de lo que es.

Si podés, hacé una pausa para chequear en el espejo que esté surgiendo el efecto que busca la trenza falsa. 

6

Una dentro de otra

Dividí la segunda cola de caballo en dos mechones. Hacé que la tercera cola de caballo quede entre medio de los dos mechones de la segunda (la de arriba) y sujetalos por debajo.

Ya estás lista para crear la siguiente cola de caballo, incorporando las puntas de la segunda. Seguí de esta forma hasta llegar a la nuca.

7

Ya casi...

Al llegar a la nuca, sujetá la última cola de caballo con el pelo restante. Continúa de la misma forma, pero sin incorporar pelo.

Es como tejer con tus propias manos. Punto, cadena, nudo. A esta altura, seguro ya tenés los brazos más trabajados. ¿La buena nueva? Estás a un paso de terminar la trenza falsa. 

8

El toque final

Finalmente, tirá muy suavemente de ambos lados de la trenza para darle más volumen y despeinarla un poco. Ya ves, luce como una trenza pero realmente no lo es. Ahí está la magia de la trenza falsa. 

Si querés darle un poco de fijación, rociá un poco de Laca de Fijación Extra Firme de TRESemmé.

Leer más