Qué tener en cuenta a la hora de hacer una prueba de peinado de novia

Mariana | 27 marzo 2018

Los preparativos también cuentan…

Ya tenés la fecha del gran día, reservaste el salón, el vestido ya está en proceso y… empezaste a buscar referencias de pelo y makeup. Seguramente hayas armado una carpeta de fotos entera. Recogidos, peinados con flores, con pelo suelto, bohemios… Pero cuesta decidirse por un estilo, ¿no? Primero lo primero, contactar al estilista que se va a ocupar del look. Segundo paso, la prueba de peinado de novia.

Y acá se abre un nuevo capítulo. Y, con este, llegan los interrogantes del tipo: ¿Cuándo hago la prueba del peinado de novia? ¿Cómo le comunico al estilista lo que quiero? ¿Va a quedar igual el día del casamiento? ¿Voy con el pelo húmedo o seco? ¿Me hago la prueba de maquillaje el mismo día? Y así ad infinitum.

Como sabemos que esta instancia genera mucha ansiedad (y sí, todas queremos vernos espectaculares ese día), consultamos a dos expertas en la materia y reunimos en una sola nota todos esos consejos importantes para que leas de antemano. Así, el día de la prueba de peinado de novia vas a reducir el margen de error y disfrutarla más.



Claves para ir a la prueba de peinado de novia bien preparada



Crédito: Indigitalimages.com

Lo primero, ¿es necesario hacer una prueba?

Si bien la mayoría de las mujeres opta por hacer al menos una prueba de peinado de novia, hay algunos pocos casos en los que pasan por alto este paso. Generalmente, porque ya conocen cómo trabaja su estilista o se peinaron antes con esa persona, y/o tienen muy en claro cómo verse ese día.

También sucede a la inversa: hay mujeres que no se deciden por un peinado o un estilista, entonces ensayan varios. Lo que tienen que tener en cuenta es que las pruebas de peinado de novia tienen un costo. Algunos profesionales incluyen este dentro de la contratación, otros lo cobran aparte.

Los tiempos

“A mí me gusta realizar la prueba de peinado de novia con uno o dos meses de antelación. Al ser relativamente cerca de la fecha, la prueba aún está fresca en la mente de la novia y la estilista. A su vez, si algo ‘llega a fallar’, queda cierto tiempo a favor para realizar una segunda prueba”, explica la hair artist Carolina Fanucchi.

Por otra parte, conviene ya tener definido el vestido para asegurarse de que el peinado vaya acorde con la silueta y escote. De este modo, el estilista se va a ser una mejor idea del look final y va a poder asesorar mejor a la novia.

Crédito: Indigitalimages.com

Las referencias

Bueno, acá es donde solemos caer en los excesos. La idea es no marear al estilista pero, al mismo tiempo, entenderse y hablar el mismo idioma. Lo que para alguien puede ser una onda marcada, para otro puede ser un rulo. Entonces, las imágenes reducen esa brecha entre la imagen mental que cada una de las partes tiene.

“Si a la novia le cuesta decidirse por un único peinado, le pido que me envíe todas las referencias de pelo que le hayan gustado. De esa forma, voy conociendo más sus gustos y puedo entender con exactitud de qué habla si me dice ‘quiero un rulo menos marcado’, por ejemplo”, dice Caro Fanucchi. Su consejo es manejarse con imágenes, las que sean necesarias.

Lo que suele pasar es que tendemos a proyectarnos con peinados que quizás no se adaptan a nuestro tipo de pelo, largo o tampoco al tipo de rostro. ¿La clave? Reconocer primero qué tipo de cabello se tiene y buscar referencias acordes. Definitivamente, un recogido bajo no queda igual en una mujer con pelo largo que en una con media melena, tampoco con pelo grueso o muy fino; el volumen varía mucho. Claro que también existen trucos como usar extensiones o atajos como cortar un poco el pelo… Lo fundamental es sentirse cómoda y reconocerse en el look. Nadie quiere ver las fotos del casamiento unos años más tarde y decir: “¡Mirá lo que parecía! ¡Qué me hice!”.

El día de la prueba

Seguro te preguntás si ir con el pelo recién lavado y húmedo, o seco. Veamos… “Lo ideal sería llegar con el pelo limpio, lavado de la misma forma que lo limpiarían el día de la ceremonia. Pero eso no suele suceder, porque muchas vienen directo después del trabajo”, cuenta la estilista Caro Soria. Lo cierto es que el profesional se amolda a la circunstancia. Para Caro Fanucchi, lo que sí importa es que el pelo esté lavado con shampoo y la menor cantidad de acondicionador posible.

Sedal Shampoo Pureza Detox

Nuestro tip: Lavar con el Shampoo y el Acondicionador Pureza Detox de Sedal, que purifica el pelo, dejándolo limpio, fresco y con brillo.

El siguiente interrogante suele tener que ver con la ropa elegida para la ocasión. La premisa básica sería usar una camisa o prenda de cuello amplio que, al quitarse, no arruine el peinado de prueba. Caro Soria, por su parte, aconseja ir con una remera blanca para que contraste bien con el peinado. Si tiene un escote similar al del vestido, mejor. Muchos estilistas, incluso, tiene una bata a disposición.

Otra duda muy común: “¿Hago la prueba de peinado de novia el mismo día que la de maquillaje?”. La respuesta queda a criterio de cada uno y depende también si el estilista es la misma persona que maquilla o si hay que coordinar agendas. Lo cierto es que uno no está acostumbrado a verse con un peinado formal o distinto a lo que usa a diario, entonces puede resultar desconcertante verse así de producida pero con cara lavada. “El maquillaje le da mucha fuerza a nuestro trabajo, realmente lo complementa”, explica Caro Fanucchi.

Crédito: Indigitalimages.com

Días previos al casamiento

Nutrir, nutrir, nutrir. Para que el pelo se vea saludable y tenga brillo propio. ¿Cómo? Con tratamientos de hidratación profunda como la Crema de Tratamiento Óleo Nutrición de Dove, o aplicando un aceite como el Óleo Elixir Oil Radiante de TRESemmé en las puntas. Las ampollas son otras buenas aliadas: probá la Ampolla Reconstrucción Completa de Dove, un tratamiento semanal de acondicionamiento profundo.

Los cuidados dependerán también del estado del pelo. Aprovechá la prueba de peinado de novia para que el estilista te aconseje qué es lo mejor para vos.