Consejos de los expertos para tu cabello dañado

All Things Hair | 13 mayo 2017

Para lucir un pelo saludable es necesario analizar cuáles son los factores que le generan estrés. Las condiciones ambientales extremas, las tinturas, el uso incorrecto de productos y los malos hábitos de peinado, resultan en un cabello dañado. Afortunadamente, este problema es reversible, pero hay que tener mucha paciencia. Sigue leyendo para que descubras cuáles son las cosas que haces a diario que están ocasionando el problema.

Cómo reparar tu cabello dañado

cabello dañado mujer estirando el pelo

1. Deja de lavar el pelo con agua muy caliente.

Los estilistas recomiendan lavar el cabello con agua tibia para abrir la cutícula del pelo y permitirle que absorba el sistema de lavado. Una cosa es el agua tibia y otra muy diferente es el agua caliente. Esta última es muy mala para la cutícula y los folículos ya que los debilitan. Con cada lavada el cabello se va poniendo frágil, resultando en una hebra abierta y con frizz. El pelo se quiebra con facilidad y se siente, reseco, áspero y poroso. Invierte en un sistema de lavado hidratante reparador que te ayude a remediar el problema. Uno de nuestros favoritos es Nexxus Promed Step 1 Split End Repair Shampoo y Nexxus Promed Step 2 Split End Repair Conditioner. Formulados con proteína de elastina y aceite de linaza, este sistema repara tu cabello dañado sellando hidratación de raíz a puntas. No se te olvide enjuagar el acondicionador con agua templada para cerrar la cutícula del pelo y retener el producto.

2. Planchar el cabello húmedo.

Con razón tienes el cabello dañado amiga, planchar el pelo húmedo literalmente lo quema. Por más de apuros que estés, evita la tentación de pasar la herramienta caliente en el cabello remojado. Tampoco se te puede olvidar aplicar un protector térmico antes de peinar con calor para proteger tu pelo. Estos productos fueron diseñados para resitir las altas temperaturas de las herramientas creando un escudo en tu pelo. Te recomendamos TRESemmé Thermal Creations Heat Tamer Spray, porque acelera el secado. Otras de las cosas que no se puede hacer es colocar la herramienta en una opción más caliente de los 350 grados Fahrenheit. Aunque la plancha llegue hasta los 450 grados, nunca uses esa temperatura. La mejor opción para el cabello quemado es hacer un recorte para cortar el pelo malo.

3. Hacer peinados muy ajustados.

Este hábito no solo procura un cabello dañado, sino que también genera trastornos con el cuero cabelludo. Cuando se abusa de este tipo de peinados, se puede generar la calvicie prematura. Alterna entre los moños, las trenzas y las colas de caballo ajustadas con peinados sueltos. Si no te gusta llevar el cabello suelto, te recomendamos un corte de pelo corto como el pixie o el corte bob. Estos estilos están muy de moda este momento y son muy fáciles de estilizar. Lo importante es que cortarás todo el daño para así reparar tu cabello.

4. Saturar el cabello con productos.

Sí es cierto que es bueno aplicar productos en el cabello, pero hay que hacerlo con moderación. Aplicar muchos puede saturar las hebras estresando el eje y la cutícula del pelo. Cuando dichos componentes del pelo se obstruyen, el cabello se reseca y se termina marchitando. Para solucionar este problema, invierte en un sistema de lavado aclarante para desintoxicar las hebras. Te recomendamos TRESemmé Purify & Replenish Shampoo y TRESemmé Purify & Replenish Conditioner. Como su nombre lo indica, purifican el cabello absorbiendo el exceso de producto y suciedad. Si necesitas productos de estilo, usa uno solo para lograr un acabado específico. Es decir, una crea térmica para peinados lacios y una espuma o gel térmico para crear tus rizos. Deja respirar tu cabello para que empiece a sanar.

¿Qué otras cosas haces para reparar tu cabello dañado?