¿Agua fría o caliente? Aquí la temperatura ideal para lavar tu cabello

Sí, la temperatura del agua que eliges a la hora del lavado es decisiva para la salud de tu cabello. ¡He ahí la razón para prestarle suma atención!

Más allá de una mera predilección, la temperatura del agua con la que aseas tu melena es un tema de salud capilar. Y es que, pese a habernos acostumbrado a elegirla tomando en cuenta únicamente el confort, este aspecto influye tanto en la condición del cuero cabelludo, como en la belleza de nuestro pelo.

Por un lado, la temperatura del agua es importante para prevenir o resolver algunas problemáticas capilares comunes y, por otro, para lograr mejores acabados como máximo brillo, suavidad y control. ¡He ahí las grandes razones para prestarle mayor atención a tu elección!

¿Todavía no descifras cuál es la temperatura ideal para lavar tu cabello? Te contamos los beneficios de cada una y cual es la más óptima para mantenerlo en optimas condiciones.

Mujer castaña lavando su cabello
La temperatura del agua que eliges para lavar tu cabello, repercute totalmente en su salud y belleza. Crédito: All Things Hair.

Seremos honestas: cada temperatura del agua tiene sus beneficios y desventajas. Desde luego, los resultados dependen totalmente de tu melena, su condición y tus hábitos de cuidado. ¿Cuál es la opción idónea? Aquí las ventajas de cada una:

Así actúa el agua caliente

Es cierto que el agua caliente disuelve mejor la suciedad y la grasa acumuladas en el cuero cabelludo y las fibras capilares, por lo que resulta excelente para las melenas con tendencia grasa.

Eso sí, su uso constante tiende a resecar el cuero cabelludo, provocando picazón y descamación, además de promover la porosidad y el frizz.

Editor’s tip: Si necesitas usar agua caliente, lo mejor es proteger tu cabello con un sistema de lavado altamente humectante. Uno de nuestros preferidos es el shampoo y acondicionador Sedal Brillo y Suavidad. Su mezcla de minerales y vitamina B, hidrata el cabello profundamente, controla el encrespamiento y lo protege de las temperaturas extremas.

La ventajas del agua fría

Mucho se habla de los beneficios de usar agua fría en el cabello. Y es que resulta perfecta para cerrar la cutícula capilar, manteniendo tu cabellera hidratada, suave y brillante.

No obstante, al controlar el volumen y movimiento natural del pelo, puede resultar contraproducente para las melenas delgadas y escasas que buscan ganar dimensión.

Editor’s tip: Opta por sistema de cuidado ligero como el shampoo y la crema hidratante Dove Cuidado Micelar, que hidrata y protege las hebras del desgaste diario, sin sumarles peso y restarles movimiento.

Agua tibia: el punto medio

Aunque es cierto que tanto el agua caliente como la fría puede tener ciertos beneficios para el cabello y la piel, un punto medio —como en todo— es el mejor aliado cuando hablamos de la temperatura ideal para lavar tu melena. Siendo así, usar agua tibia (entre 16 y 20 grados) es la recomendación óptima de parte de los expertos para cuidar mejor de tu cabello.

¿Las ventajas de lavar tu cabellera con agua tibia? No solo disuelve la grasa y la suciedad, también previene la resequedad del cuero cabelludo y la porosidad en la hebra capilar. En pocas palabras: usar agua tibia logra un equilibrio perfecto para todo tipo de pelo.

Editor’s tip: Multiplica los beneficios del agua tibia, optando por productos nutritivos y con pH balanceado como el shampoo y acondicionador Bioexpert Placenta Vegetal. Su fórmula nutre y restaura la fibra capilar, devolviéndole su belleza innata, promoviendo el crecimiento saludable.

Siguiente