‘Co-wash’, el lavado sin shampoo que hará maravillas por tus rizos

El método 'co-wash' implica lavar el pelo solo con acondicionador y prescindir de ciertos ingredientes. ¿El resultado? Unos rizos divinos.

El término co-wash significa omitir el shampoo tradicional y depender únicamente del acondicionador, sin importar cuántas veces a la semana te laves el pelo. Se trata, además, de una tendencia en alza que busca construir una rutina de cuidado del pelo alrededor de productos menos agresivos y más naturales.

¿Te parece impensable? Tienes que probarlo por tú misma. Sigue leyendo y entérate de si este método es el indicado para ti.

¿Qué es el co-wash?

El co-wash es una forma de lavado en donde se elimina progresivamente el uso de productos que contengan parabenos, sulfatos, petrolatos y siliconas, y se depende únicamente del acondicionador para la limpieza.

La razón es que los productos capilares formulados con estos ingredientes propician la acumulación de residuos, pueden resecar el cuero cabelludo y la fibra capilar, y provocar el quiebre del pelo o la sobreproducción de sebo. Quienes siguen el método, usan un acondicionador liviano para lavar y uno más consistente o una crema de tratamiento para suavizar.

Este sistema de lavado lo usan especialmente las personas con rizos, ya que la estructura del pelo necesita, a veces, otro tipo de nutrición y tratamiento. Lo que logra el co-wash con el tiempo (perdón, no pasa de un día para el otro) son unos chinos más definidos y saludables.

¿Quién puede usar el co-wash?

Este sistema está especialmente recomendado para las mujeres con cabello grueso, áspero, seco o rizado. Si tu cabello es delgado y fino, el co-wash no le agregará textura, sino que seguirá igual de plano. El co-wash puede ser una excelente manera de reponer las fibras secas y devolverle la vida al cabello.

Mujer rubia con corte lob y rizos suaves
Prescindir del shampoo puede hacer maravillas por tus rizos. Crédito: All Things Hair.

¿Qué acondicionador funciona para hacer co-wash?

El primer paso es encontrar un buen acondicionador y, el segundo, darle tiempo, ya que tu melena y el cuero cabelludo pueden tardar un poco en rehabilitarse de la dura acción del shampoo.

Son cuatro los ingredientes que debes buscar en tu nuevo producto de lavado:

  • Emolientes como la manteca de karité o los aceites naturales, que suavizan y reducen el encrespamiento.
  • Proteínas como la de soya o el germen de trigo, que recubren el cabello y lo protegen de las agresiones.
  • Humectantes como la miel, el pantenol o la glicerina vegetal, que absorben el agua y sellan la hidratación.
  • Hidratantes como los aminoácidos o la sábila, que hacen que tu pelo brille.

¿Cómo se hace el co-wash?

El acondicionador no hace espuma, por lo que podría desconcertar un poco la cantidad a aplicar. Empieza por limpiar tu cuero cabelludo con muy poca cantidad de acondicionador; masajea a conciencia para eliminar la suciedad y los restos de productos sin remover los aceites naturales.

A continuación, acondiciona medios y puntas como lo harías normalmente. Permite que actúe de tres a cinco minutos. Finalmente, enjuaga con agua templada o, mejor aún, fría, para darle un extra de brillo.

¿Cuándo se puede usar el método co-wash?

En realidad lo puedes usar cuando quieras, pero es excelente para cuando tienes poco tiempo y vienes del gimnasio o de un día de mucho calor y sientes que necesitas lavar el pelo para eliminar el sudor pero no quieres usar shampoo nuevamente. Si tu cabello está teñido, es muy bueno para alargar los tiempos de lavado con shampoo tradicional.

Siguiente