En la clase de historia de hoy: las trenzas (del 3500 a.C. hasta hoy)

Juliana | 18 enero 2018

Sobre estatus, identidad y comunidad.

Aunque no lo creas, las trenzas son uno de los peinados más antiguos de la historia. Se puede rastrear su origen en el 3500 a.C., hace muuuucho tiempo. A lo largo de los años, las trenzas fueron marcando estatus social, religión y creando identidades étnicas. Se pueden encontrar registros de trenzas en casi todas las sociedades del mundo. Hoy las usamos para todos los días o para salir y hay cientos de estilos para probar. 

El tip: Para que tus trenzas se luzcan en su máximo potencial, te recomendamos controlar el frizz. Usá la Crema de Tratamiento Keratin Smooth de TRESemmé, que promete un control de frizz por 48 horas. Su fórmula con Queratina Hidrolizada y pH bajo nutre y reconstruye la estructura de la fibra del cabello, devolviéndole suavidad y brillo.

TRESemmé Crema de Tratamiento Keratin Smooth

Empezando en África

Según los historiadores, el concepto de trenzar el cabello empezó en África, más específicamente en Namibia, casi cuatro siglos antes de Cristo. Era común en las mujeres y ayudaba a identificar las distintas tribus de la zona. Era considerado un arte social que comunicaba la edad, la relación y la casta a la que se pertenecía. Además, se usaba como un acto para socializar, ya que tomaba mucho tiempo: las mujeres mayores le trenzaban el pelo a las niñas y luego estas aprendían mirando.

Los egipcios usaban pelucas adornadas con trenzas y joyas, y los romanos comenzaron a usar las trenzas en peinados recogidos en la parte posterior de la cabeza. En Grecia, las esclavas usaban el pelo corto, pero las mujeres de alta sociedad lo llevaban largo y casi siempre con trenzas que se envolvían en la cabeza, lo cual denotaba el status social y el rango de clase.

Por otro lado, los celtas y vikingos, tanto hombres como mujeres, usaban trenzas. Aquellas de clase alta decoraban las suyas con accesorios de metal y peinados más elaborados.

Las trenzas en Occidente

Crédito: Indigital

En la Edad Media, la modestia era la cualidad principal de la mujer, por lo que sus cabezas iban cubiertas o eran acusadas de brujas y quemadas. Pero debajo de los velos usaban el cabello trenzado en trenzas corona o de lechera.

En los siglos siguientes, las trenzas eran útiles para acomodar el pelo debajo de las pelucas enormes como las que usaba Maria Antonieta. Luego de la Revolución Francesa, se retomaron los valores de la antigua Grecia y, con ellos, las trenzas. En el 1800 y 1900 este peinado era muy popular entre las mujeres occidentales. Se usaban para adornar rodetes o simplemente se llevaba una trenza cosida.

Herencia cultural

Llegando a la modernidad, podemos encontrar muchos tipos de trenzas, sobre todo en la cultura afro-americana, para la que representan una gran parte de la identidad y su conexión con sus raíces africanas.

Siguen siendo elegidas por mujeres de todo el mundo porque son prácticas, versátiles y, además de hermosas, se pueden adaptar a cualquier evento y situación que tengamos.  Es claro que las trenzas están en nuestra vida hace mucho tiempo y no parece que eso vaya a cambiar nunca.